De chico perdió la visión en su ojo izquierdo pero eso no lo frenó: a los 28 años metió un golazo increíble y lo contrataron desde la Primera de su país. Una historia de vida.

Cómo una carrera deportiva puede cambiar en cuestión de días... Para mal en algunos casos, aunque también para bien, como en éste. Mario Henry Ricardo, delantero paraguayo de 28 años, recorrió el mundo luego de meterle un gol increíble a Cerro Porteño en la derrota 3-1 de su club, Cristóbal Colón (Tercera División), por la Copa Paraguay. Se sacó a un defensor de encima con un sombrero y, sin dejar que pique la pelota, sacó un remate que se clavó en el ángulo del segundo palo. Una maravilla. A raíz de esto, se conoció su historia de vida y además se le abrieron las puertas del fútbol grande de su país.

Mirá también: ¿Candidato al Puskas? Para verlo una y mil veces

Tremendo golazo de Mario RicardoMirá el gol que hizo el jugador de Cristobal Colón, ¿va al Puskas?. Fuente: youtube.

Mirá también: A ponerla, Cholo

Cuando era chico perdió completamente la visibilidad de su ojo izquierdo a raíz de un accidente de tránsito. Pero más allá de eso, logró dedicarse al fútbol. Eso sí, como su (ahora ex) equipo disputa la Tercera División del fútbol paraguayo, para mantenerse bien económicamente debía ayudar con otras tareas como trasladar verduras desde el Mercado de Asunción hasta Juan Augusto Saldívar, donde vive su familia y donde jugaba hasta estos días. Pero ya no: Sol de América, de la Primera División de Paraguay, lo contrató y le hizo un contrato por dos años. En su nuevo equipo tendrá el Torneo Clausura, la Sudamericana y la Copa Paraguay. Otro sueño cumplido para Henry.

Mirá también: La nueva perlita que se prepara para el Madrid

Compartir

Comentarios

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!

Escribir un comentario »